Actualidad sobre Educación

    35850Fuente: Viernes 05 de octubre de 2018 - Ver artículo original

    Ciudad del Vaticano (AICA): El prefecto de la Secretaria de Comunicación, Paolo Rufini, detalló que los padres sinodales dedicaron sus intervenciones a las distintas problemáticas que afectan a los jóvenes del mundo, entre ellos la sexualidad, la falta de trabajo, la migración y la explotación por redes de trata. También propusieron la creación de un consejo pontificio para los jóvenes.


    El prefecto de la Secretaria de Comunicación, Paolo Rufini, detalló que durante la tercera y cuarta congregación, los padres sinodales dedicaron sus intervenciones a las distintas problemáticas que afectan a los jóvenes del mundo, entre ellos la sexualidad, la falta de trabajo, la migración y la explotación por redes de trata.

    "La Iglesia debe estar cerca de los migrantes de segunda generación, para mejorar la integración", especificó.

    Asimismo, anticipó que una de las propuestas de los participantes del Sínodo de los Obispos sobre el tema "Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional" es la posible creación de un consejo pontificio para los jóvenes.

    El prefecto indicó que también se habló de la necesidad de que la Iglesia cambie su lenguaje para acercarse a los jóvenes, y hasta hacer más atractivas las homilías.

    "Escucha, empatía y piedras desechadas", son los conceptos que describen las intervenciones de este viernes, quien reconoció que estuvo entre los temas "el sexo y la castidad prematrimonial".

    "Para respetar la castidad muchos jóvenes se casan pronto y sin un verdadero camino y entonces se crean divisiones, mientras que otros jóvenes no logran seguir su vida de pareja sin relaciones y entonces se alejan de la Iglesia", dijo Rufini en rueda de prensa.

    A su turno, monseñor Manuel Ochogavía Barahona OSA, obispo de Colón-Kuna Yala (Panamá), consideró que los jóvenes tienen que ser "la opción preferencial de la Iglesia".

    En tanto, monseñor Anthony Colin Fisher OP, arzobispo de Sydney (Australia), dijo que "la Iglesia tiene que ser realista y reconocer su fracasos en el tema de los abusos sexuales" y "aprender de sus errores", además de asegurar que las víctimas de este delito no son "números" ni un "fenómeno".+