conicet 1564614766Fuente: La Voz del Interior, Jueves 01 de agosto de 2019 - Ver artículo original

Así surge de un informe elaborado para los ministerios de Educación y de Justicia. Además de la capacitación continua, aconsejan articulación permanente con el Polo de la Mujer.


El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) recomendó ayer a la Provincia fortalecer un plan de formación continua en violencia de género, dirigido a docentes, directivos, supervisores y aspirantes.

Fue en el marco de la presentación del informe de monitoreo del programa Escuelas Libres de Violencias de Género, presentado ayer en el Centro Cultural Graciela Carena.

El organismo destacó la importancia de crear espacios de reflexión e intercambio sobre la problemática en los ámbitos educativos. Enfatizó la importancia de proveer ayuda especializada y de articular con los centros de intervención, debido al alto porcentaje de casos de violencia en las escuelas.

El Conicet destacó que “la emergencia que se vive por la violencia de género actual nos invita a reflexionar sobre el lugar de las escuelas, a la luz de los cambios sociales y políticos en esta problemática”.

La propuesta surge luego del seguimiento de tres años de implementación del programa de formación permanente en violencia de género, destinado a docentes, directivos y aspirantes en formación, que llevan adelante los ministerios de Justicia y Derechos Humanos y Educación. Forma parte de un informe que ambas carteras encomendaron al organismo y que fue realizado por las investigadoras Lila Aizenberg y Lorena Saletti-Cuesta, ambas del Conicet.

Las expertas destacaron el impacto de los cursos implementados en el marco del programa Escuelas Libres de Violencias de Género, que arrancó en 2016 y alcanzó a 2.100 agentes educativos en toda la provincia de Córdoba, pero con un impacto ampliado a 15 mil educadores.

“El curso dio a los participantes la posibilidad de revisar experiencias y dificultades vividas en torno de la violencia de género y brindó herramientas concretas para abordar la problemática desde una mirada integral. Esto derivó en un mayor registro respecto del rol que cumplen los docentes en temas que atraviesan las prácticas, como el machismo”, dijo Saletti-Cuesta.

“Se ha detectado la necesidad de incorporar la perspectiva de género en la currícula, en la formación docente, así como incluir materias especializadas”, agregó Aizenberg. “El rol de las familias en la prevención y el abordaje ha sido más relevante luego de la capacitación y hay una necesidad de contar con herramientas para el abordaje de casos, como una guía de actuación para intervenir en la comunidad educativa, articulación interinstitucional y materiales educativos”, completó.

La secretaria de Educación de la Provincia, Delia Provinciali, destacó el rol de la escuela en el abordaje de la violencia. “Es sustancial que haga una tarea de prevención y, fundamentalmente, de promoción”, afirmó.

“Es la institución que puede equilibrar las tensiones que se producen en los cambios de paradigma”, enfatizó.

Claudia Martínez, secretaria de Lucha contra la Violencia de Género y titular del Polo Integral de la Mujer, apuntó que “en los alumnos y los padres hay un impacto con estos temas, que en algunos casos desnudan situaciones que requieren medidas de protección”.

Por su parte, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Farfán, afirmó que “es importante que la dolencia que plantea el niño o la docente tenga un canal directo con el Polo de la Mujer y que se pueda dar una solución”.