presentacion garcia negroni1 0Fuente: UDESA - Ver artículo original

Muchos alumnos arrastran dificultades en la escritura que no fueron resueltas en el nivel secundario. La importancia de la comunicación precisa para la discusión académica.

Los seres humanos nos constituimos como tales en y por el lenguaje. Mediante la palabra nos situamos frente al otro, construimos una representación del mundo que nos rodea y nos “instituimos” como sujetos de discurso.

La lengua que hablamos y escribimos dice mucho de quiénes somos, de nuestra formación y de nuestro interés por el otro porque si nuestros textos son confusos, si tienen errores de ortografía, de sintaxis o de puntuación, si repiten siempre las mismas palabras –que, por tanta reiteración, dejan de ser expresivas–, la comunicación se obstaculiza y tanto nuestro texto como nosotros mismos quedamos deslucidos o incluso descalificados.

Ezra Pound sostenía que los buenos escritores son los que conservan la eficiencia del lenguaje y construyen un discurso preciso, claro y legible. Sin dudas, este principio puede extenderse y aplicarse a los autores de otros tipos de textos: académicos, pedagógicos, periodísticos, jurídicos, administrativos. Porque en estas diferentes manifestaciones de la comunicación humana es necesario ofrecer claridad y precisión. Los problemas de redacción pueden aparecer en diferentes niveles: asociados a cuestiones normativas y gramaticales, relacionados con la organización coherente y cohesiva del texto, o vinculados con la adecuación al género discursivo en el que debe incluirse y circular el escrito. Y esto es particularmente evidente en el caso de los estudiantes ingresantes a la Universidad.

Leer nota completa