la nacionFuente: La Nación, Miércoles 29 de noviembre de 2017 - Ver artículo original

No es necesario refundarlo todo, la base legal para avanzar en un nuevo esquema educacional ya está en la ley de 2006 y puede impulsar una inmediata mejora en la realidad escolar

Comenzamos a transitar la Argentina del fin de la grieta: los bordes se multiplican. Es el momento más difícil y se precisa la mirada más constructiva e inteligente allí donde la grieta ordenaba a los medios, a las instituciones y a la política.

En este escenario, ¿cómo salir de la parálisis educacional? ¿Cómo superar el estancamiento que se evidencia en todas las mediciones internacionales, en las que países que han organizado su educación 50 años después e inspirándose en nuestro sistema educativo presentan indicadores de inclusión educativa y de calidad muy superiores a los argentinos?

educacion 2388659w620Fuente: La Nación, Miércoles 22 de noviembre de 2017 - Ver artículo original

Surge el debate entre quienes consideran que hay que enseñar programación en la escuela como una materia, y quienes buscan un acercamiento más transversal

Mientras emprendedores y empresarios argentinos reclaman cambios en el sistema educativo para que los chicos incorporen las herramientas que les permitan adaptarse a los cambios que suponen las nuevas tecnologías, otros tantos señalan que una de las opciones es incorporar a la Programación como asignatura en el nivel primario, justificando que escribir código desarrolla ciertas habilidades como la creatividad y el pensamiento sistemático.

Por caso, ya es una materia de los pequeños que van a la escuela de Estonia, y lo será a partir del año próximo en Suecia. En simultáneo, en la Argentina y el resto del mundo están proliferando talleres presenciales para que los niños den sus primeros pasos en el mundo de la programación, y hasta hay plataformas online para aprendan jugando.

educacion 2581338w620Fuente: La Nación, Viernes 1 de diciembre de 2017 - Ver artículo origina

La ministra de Educación defiende la creación de la universidad para maestros y anticipa que la Ciudad necesita "docencia, enfermería y carreras vinculadas con la tecnología" para crecer


"El diseño institucional, que sea una universidad, genera prestigio per se por la idiosincrasia de los porteños y de la sociedad argentina, donde uno busca lo universitario como aspiracional. Todos queremos que nuestros hijos vayan a la universidad". Así explica la ministra de Educación de la ciudad de Buenos Aires (CABA), Soledad Acuña, el espíritu que alienta la creación de una universidad docente, pública, en la ciudad de Buenos Aires. En su paso por Conversaciones, Acuña respondió algunas de las polémicas que se dispararon desde que se conoció la propuesta.

-¿Cuál es el argumento para sostener que la mera creación de una universidad docente alcanza para motivar a los jóvenes a seguir la carrera docente?

la vozFuente: La Voz del Interior, Domingo 19 de noviembre de 2017 - Ver artículo original

En el siglo 21, es indispensable que la educación superior cambie su paradigma.

Si esperamos tener resultados diferentes, tenemos que dejar de hacer siempre lo mismo.

Si en Argentina sólo el 19 por ciento de la cohorte de 25 a 34 años tiene estudios universitarios completos, entonces tenemos que ocuparnos con soluciones nuevas de ese 81 por ciento que no puede graduarse. O que, en la mayoría de los casos, directamente no accede a las universidades.

Podríamos preguntarnos si, con la excepción de carreras de orden público –por ejemplo, Medicina o Abogacía–, a esta altura del desarrollo del conocimiento es necesario que la única opción de los estudiantes sea una trayectoria académica rígidamente estructurada de cinco a siete años, tiempo en el que algunas áreas del conocimiento se renuevan un ciento por ciento, o pueden en cambio optar por trayectos más flexibles multidisciplinarios, orientados a sus intereses o a necesidades laborales, con la opción de continuar reconvirtiendo sus conocimientos en el futuro en la misma universidad.

la nacionFuente: La Nación, Miércoles 22 de noviembre de 2017 - Ver artículo original

Con una decidida conceptualización tecnológica y utilitaria a la hora de definir la estrategia y los objetivos educativos de los próximos cinco años, por lo menos, el macrismo porteño, liderado por el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, presenta hoy en sociedad la utopía educativa con la que sueñan para la ciudad. La matriz tecnológica, por un lado, y por el otro, la aspiración de calidad, un leitmotiv histórico de la gestión macrista en la Capital, de cuando la polarización con el kirchnerismo enfrentaba calidad versus inclusión, dan forma a la propuesta. Hay algunas cuestiones para analizar.

Primero, en cuanto a la matriz tecnológica que moldea la reforma, se destaca el objetivo de la educación enunciado: "Que los alumnos sean creadores de tecnología y no sólo usuarios, generadores de información, ciudadanos digitales responsables con la tecnología". La definición es tan contundente como polémica y lo es por la misma razón: porque, a lo largo de toda la propuesta, se plantea sin vueltas un fuerte alineamiento de la estrategia educativa con el proceso tecnológico y esto en dos aspectos.

la nacionFuente: La Nación, Martes 21 de noviembre de 2017 - Ver artículo original

La exhortación del siglo pasado "¡Argentinos! ¡A las cosas, a las cosas!" continúa arengándonos mientras millones de jóvenes no reconocen destino alguno. Por eso, abordar el tema resulta perentorio: jóvenes incluidos, empleo y educación deberían ser tres ejes movilizantes, pues no hay país "dentro del mundo" que tenga tamaños niveles de desarticulación interna. En esta coyuntura se vuelve imperiosa una enseñanza secundaria de alta calidad con una salida laboral acorde con los sueños de cada joven.